El Madrid fue mejor, pero un afortunado Barsa eliminó al campeón

(AP Foto/Manu Fernández)

Por ALEX OLLER

BARCELONA (AP) Esta vez el Real Madrid jugó mejor que el Barcelona, pero el generar más ocasiones de gol tampoco le valió para ganar de visitante en el Camp Nou y cayó eliminado de la Copa del Rey al empatar 2-2 en el partido de vuelta de los cuartos de final.

El cuadro merengue cedió así su corona en la competición que ganó el año pasado, precisamente contra el Barsa en la final, el único triunfo del Madrid de José Mourinho contra el conjunto de Pep Guardiola.

El coloso barcelonista sigue siendo territorio maldito para el portugués, después que Pedro Rodríguez y Dani Alves anotaran al final de la primera parte y los goles de Cristiano Ronaldo y Karim Benzema en la segunda resultaran insuficientes tras el 2-1 azulgrana en la ida.

Mourinho finalmente desoyó el clamor popular y alineó a Pepe, además de sorprender con la inclusión de Fabio Coentrao y el argentino Gonzalo Higuain en el once, sacrificando a Benzema.

"Venimos aquí a ganar. Estábamos motivados y los jugadores han hecho un gran partido", afirmó el técnico, quien se negó a arrepentirse del planteamiento de la ida y volvió a insinuar que su equipo había sido perjudicado por la labor arbitral. "He escuchado en el vestuario que aquí es imposible ganar".

Horas antes, Athletic de Bilbao superó 1-0 al Mallorca y avanzó a las semifinales de la Copa.

El club dirigido por el argentino Marcelo Bielsa llegó al partido de vuelta con la ventaja de ganar 2-0 el encuentro de ida la semana pasada en Bilbao. Iván Ramis anotó el único gol del encuentro en su propia meta a los 76 minutos.

El Athletic chocará en la siguiente ronda con el Mirandés de la tercera división, la sensación de la Copa que eliminó el martes al Espanyol.

Guardiola apostó por los mismos que ganaron en el Bernabéu, pero su equipo no logró repetir su brillante actuación y el Madrid marcó la pauta desde el inicio, golpeando a la puerta de José Manuel Pinto cuatro veces en los 10 primeros minutos.

"Han hecho un muy buen partido, pero nosotros hemos sido justos vencedores de la eliminatoria en los 180 minutos globales", valoró el técnico catalán. "No es fácil repetir partidos como el del Bernabéu. Cada vez es más difícil ganarles. Sabía que nos generarían más problemas, pero nunca me he visto fuera".

Higuain estuvo a punto de marcar el gol más rápido de la historia del clásico cuando le ganó un balón a Gerard Piqué, dormido en la jugada, pero el argentino falló, como haría más tarde tras otro regalo de Pinto, nervioso ante frenético acoso de los merengues, que planearon un partido muy físico.

Los fogonazos del Madrid destemplaron al Barsa, acostumbrado a cocinar los partidos a fuego lento. Al equipo de Guardiola le costaba superar la primera línea de presión blanca, y sólo pisaba el área de Iker Casillas en alguna arrancada individual o balón largo a la espalda de la zaga.

En el mejor momento visitante, Mesut Oezil hizo temblar el travesaño de Pinto -y el Camp Nou- con un zurdazo de 30 metros que dio en la madera y botó en la línea de gol.

Sin el concurso de Iniesta, lesionado y sustituido por Pedro, el Barsa se ahogaba y la tensión ambiental subía. Un escenario idílico para el Madrid de no ser por el marcador y el hecho de que el mejor jugador del mundo vestía la camiseta rival.

En pleno desconcierto azulgrana, el argentino Lionel Messi salió al rescate a los 43 cuando, en uno de los escasos despistes del Madrid, recibió en carrera, se abalanzó sobre el área de Casillas y, en el último instante y rodeado de camisetas blancas, asistió a Pedro para el 1-0.

El Camp Nou estalló con el gol y dos minutos después con una entrada de Lass Diarra a Messi que provocó la primera trifulca entre ambos equipos. En plena ebullición, Xavi sirvió el tiro libre, que rebotó en Lass y alcanzó embalado Alves con un potente derechazo que entró como un obús por la escuadra izquierda de Casillas.

Golazo, 2-0, y descanso con los papeles cambiados: el Madrid puso el futbol, el Barsa llegó dos veces y marcó en ambas.

Necesitado de tres goles para clasificar, el Madrid no le perdió la cara al choque en la segunda mitad. Mourinho refrescó al equipo dando entrada a Benzema, José Callejón y Esteban Granero y los cambios dieron nueva vida al cuadro merengue, que recortó a los 68 tras gran asistencia de Oezil y pase de Cristiano a Pinto.

El Barsa seguía desenchufado, y la grada dejó de entretenerse en cánticos contra Mourinho y Pepe cuando Benzema aprovechó otro despiste defensivo, para superar de sombrero a Puyol y clavar el segundo puñal a los 71.

El Camp Nou enmudeció con el 2-2 y al Madrid se le abrió un nuevo mundo, a un gol de conseguir la proeza.

"Jugamos una buena primera parte, pero luego se nos complicó y nos hicieron sufrir", reconoció Pedro. "Pero defendimos bien y logramos el pase, que era lo que queríamos".

El partido se volvió un ida y vuelta en el tramo final con ocasiones para ambos, pero el Madrid acabó como acostumbra: con un hombre menos por expulsión de Sergio Ramos y la cabeza gacha. Aunque esta vez menos inclinada.

"La gente del Madrid tiene que estar orgullosa porque hicimos un gran partido, hemos sido superiores y demostramos el espíritu madridista", comentó Pepe, el gran protagonista de la noche.

BARCELONA: José Manuel Pinto, Dani Alves, Gerard Piqué, Carles Puyol, Eric Abidal, Sergio Busquets, Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Andrés Iniesta, Lionel Messi y Alexis Sánchez.

REAL MADRID: Iker Casillas, Alvaro Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Fabio Coentrao, Xabi Alonso, Lass Diarra, Kaká, Mesut Oezil, Cristiano Ronaldo y Gonzalo Higuain.

Updated January 25, 2012

126 © 2014 by STATS LLC.
Está prohibido cualquier uso comercial o distribución del contenido sin el consentimiento escrito de STATS LLC.