74 muertos en violencia tras partido de fútbol en Egipto

(AP Foto/Ahmed Gomaa)

Por SARAH EL DEEB

EL CAIRO (AP) Hinchadas de fútbol invadieron el miércoles la cancha después de que el equipo local consiguió una inesperada victoria sobre el principal club de Egipto, en una batahola con piedras y palos, a la que siguió una estampida que dejó por lo menos 74 muertos en la ciudad de Port Said.

Se trata del peor hecho de violencia en el fútbol en Egipto, y el de mayor número de muertos en el mundo desde 1996. Un jugador dijo que fue "como una guerra".

El Ministerio del Interior informó que 74 personas murieron, entre ellos un policía. La cifra de heridos fue de 248, 14 de los cuales eran policías.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a 47 individuos por participar en la violencia en Port Said, una ciudad en el Mediterráneo, según un comunicado del ministerio.

Los enfrentamientos y la estampida posterior no parecen estar directamente vinculados a la agitación política en Egipto, pero la violencia genera preocupaciones sobre la capacidad de la policía del estado para manejar multitudes tras la revuelta popular que obligó al presidente Hosni Mubarak a dimitir el año pasado.

La violencia subraya el papel que las hinchadas de fútbol tuvieron en las protestas

Los "ultras" o barras organizadas, participaron activamente en la revuelta con el régimen militar.

Testigos relataron que las muertes se debieron a la estampida, luego que los partidarios del equipo local, Al-Masry, irrumpieron en la cancha tras una inusual victoria 3-1 sobre Al-Ahly, el equipo más popular de Egipto. Los hinchas de Al-Masry se pusieron a perseguir a los jugadores rivales, arrojaron piedras, petardos y botellas a otros fanáticos e inclusive hirieron a futbolistas.

Las imágenes de televisión mostraron a los jugadores Al-Ahly corriendo despavoridos hacia su vestuario al desatarse las reyertas entre los fanáticos en la cancha. Algunos individuos tuvieron que salir al auxilio del técnico del equipo perdedor, ya que le estaban golpeando.

Hussein Tantawi, el comandante del gobierno militar que asumió el poder tras el derrocamiento de Mubarak, recibió a los jugadores Al-Ahly al regresar a la capital desde Port Said en aeronaves de las fuerzas castrenses.

"Esto no hará que Egipto se ponga de rodillas", dijo Tantawi en una base militar en la zona oriental de El Cairo. "Estas cosas ocurren en todas partes del mundo. No vamos a dejar impunes a los responsables ... No permitiremos que esto afecte a Egipto y su seguridad".

El arquero de Al-Ahly, Sharif Ikrami, quien resultó lesionado en la trifulca, dijo al canal privado ONTV que los muertos y heridos fueron transportados dentro de los casilleros de los vestuarios.

"Hubo gente que se murió frente a nosotros", dijo.

Hesham Sheiha, funcionario del ministerio de salud, dijo que la mayoría de las muertes se debió a conmociones cerebrales, heridas en la cabeza y asfixia por aplastamiento durante el tropel.

Entrevistado por el canal del club, Mohammed Abú Trika, jugador de Al-Ahly, criticó a la policía por limitarse a contemplar el enfrentamiento sin intervenir.

"La gente aquí se está muriendo, y nadie hace nada. Es como una guerra", dijo al canal de TV del equipo. "¿Vale tan poco una vida?"

El fiscal estatal de Egipto ordenó una investigación inmediata sobre la violencia, y la Federación de Fútbol ordenó suspender en forma indefinida la liga. El parlamento informó que convocaría a una sesión de emergencia.

Ambas partes manifestaron teorías de conspiración y se culparon mutuamente por tratar de desestabilizar el país.

El de Port Said sería el caso más mortífero de violencia en el fútbol desde el 16 de octubre de 1996, cuando al menos 78 personas murieron y 180 resultaron heridas en una estampida en un estadio en la Ciudad de Guatemala antes de un partido clasificatorio para el Mundial entre Guatemala y Costa Rica.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo que estaba "conmocionado y entristecido" por las muertes, y envió sus condolencias a las familias de los fallecidos.

"Este es un día negro para el fútbol. Una situación así de catastrófica es inimaginable y no debería ocurrir", dijo en un comunicado. "Estoy muy conmocionado y entristecido al conocer esta tarde que un gran número de aficionados al fútbol han muerto o han resultado heridos".

Updated February 1, 2012

w4 © 2014 by STATS LLC.
Está prohibido cualquier uso comercial o distribución del contenido sin el consentimiento escrito de STATS LLC.